Archivos del blog
Categorías del blog
Últimos comentarios
Sin comentarios

Historia del bolso

Publicado en4 meses hace

Lo que hoy es un objeto que no puede faltar en el guardarropa de cualquier persona antes era sólo “uno más del montón” ¡Si! El bolso no ha sido siempre como lo hemos conocido, en realidad hay una historia detrás de este gran complemento que nos ha sacado de apuros muchas veces y, que también nos ha brindado la oportunidad de lucir increíble en momentos importantes. Si quieres conocer un poco más del bolso y su historia, estás en el lugar correcto.

 

El origen de la palabra bolso

Es imposible hablar de la historia sin antes saber de dónde surgió la palabra; lo cierto es que primero fue conocido como bolsa que procede del latín bursa que tenía su origen en la palabra griega byrsa y byrsan, piel curtida y cuero.

 

Dicho esto. Vamos a dar un viaje un poco largo así que ponte cómodo porque recorreremos la Antigua Grecia, Roma, estaremos unos segundos en el siglo XV; hasta la actualidad, para conocer cómo ha evolucionado este objeto que hoy es indispensable para muchas y muchos.

 

En la Prehistoria

¿Qué ocurre?, ¿No pensaste qué nos iríamos tan atrás? ¡Si! Pero no creas que el ser humano prehistórico ya sabía el nombre de este objeto, en realidad todo fue creado por la necesidad. El hombre debía buscar alimento muy lejos de casa, pero no podía hacerlo con la ayuda de sus manos porque en ocasiones la recompensa era tan fructífera que no podía llevarla completa.

 

Fue por esta razón que decidió crear un objeto que le permitiese llevar cosas de un lado al otro y, este fue diseñado utilizando la piel de algunos animales, misma que empleaban para cubrirse y protegerse de las condiciones ambientales.

 

Lo cierto es que en realidad no se tiene un dato verdaderamente seguro que nos muestre el origen exacto del bolso, pero lo que sí sabemos es que al parecer éste tiene presencia en nuestro planeta desde los inicios de la existencia del ser humano y esto lo sabemos gracias a los dibujos de los pueblos prehistóricos, quienes creaban petroglifos donde explicaban cómo era su estilo de vida.

 

En la Antigua Grecia

Pero aún no se le llamaba bolso de hecho este se conocía como alforge, una bolsa fabricada a base de cuero que era colgada ya sea de la cintura o los hombros. En el siglo V A.C; Fue inventada la bolsa de cuello anudada; esta información fue dada por el historiador Herodoto; quien afirma que en ese siglo las personas pertenecientes al territorio asirio llevaban consigo sellos en un objeto abolsado.

 

Como hemos dicho anteriormente los griegos le habían dado el nombre de byrsa, al bolso; aunque otros lo conocían como pellejo elaborado, de igual manera tenían el mismo uso; llevar objetos en cortos y largos viajes; aunque la verdad no era tan grande ya que sus dimensiones no superan los 30 cm de largo y sólo un poco de ancho.

 

Sabemos que, en la Grecia clásica, aunque las personas no tenían conocimiento del jabón, estas se bañaban con mucha frecuencia, les gustaba mucho aplicar sobre sus cuerpos esencias y aceites y, cómo eran tantas, para evitar perderlas las aguardaban en una bolsa.

 

Objetó que con el pasar de los años fue evolucionando, pero vamos poco a poco. Ahora nos remontamos a la Antigua Roma.

 

En la Antigua Roma

En Roma la byrsa pasó a ser bursa, y por supuesto le dieron el mismo uso, lo utilizaban todos, tanto hombres como mujeres e incluso niños y, en ella colocaban sus objetos personales. Con este elemento se distinguía aún más el tipo de clase social a la que pertenecían las personas, por ejemplo, aquellos que no contaban con buenos recursos económicos llevaban consigo un pequeño trozo de tela vieja que colgaban de su cuello o de la muñeca.

 

Claro que los de clase alta también debían llevarlos en su muñeca, pero el material empleado era distinto. La razón de la forma de llevarlos era, porque las prendas de vestir no contaban con bolsillo y resultaba imprescindible llevar algunas cosas, pero ¿Cómo hacer esto si no sé tenía la abertura que hoy conocemos como bolsillo? Así que por esta razón fue empleada la bursa.

 

La bursa fue fabricada en primera instancia a base de cuero y poco tiempo después con tela, se utilizaba para llevar consigo productos de primera necesidad como cosméticos, llaves monedas y demás.  El tipo de colgado dependía de la cantidad de objetos que llevaban consigo, si este no era muy pesado podían colgarlo en su pecho, aunque la verdad muchos no confiaban en ellos, así que llevaban sus llaves y joyas en una cadena alrededor de su cuello.

 

En la Edad Media

Las pieles utilizadas para la creación del bolso en la Edad Media eran de origen porcino y bovino.  En el siglo XIII se observó una influencia significativa perteneciente al gremio de bolseros en la ciudad de París, fue en ese momento cuando las personas más importantes decidieron llevar consigo bolsos con dos cordones que les ayudaban a cerrar y proteger aún más sus pertenencias. Además, estos tenían tela bordada, se abrían en la parte de la boca y podían ser colgados a la cintura.

 

A mediados del año 1298 el bolso pasó a ser uno de los objetos de regalo más populares y a finales del siglo XV se hablaba de bolsos fabricados con motivos religiosos y con seda, incluso algunos eran adornados con plata. Tantos ricos como pobres utilizaban este objeto, pero claro que estos últimos llevaban consigo una bolsa de piel de jabalí; pero la verdad eso no era criticado ya que el bolso se convirtió en una pieza clave para las personas.

Sin importar si era hombre o mujer ambos sexos llevaban consigo un bolso si era necesario.

En esa época se conocieron también los bolsos italianos, los cuales eran incluso los de mejor precio y calidad; eran más artísticos tenían cordones, cintas; simplemente obras de arte.

 

En el Siglo XV

En este siglo las personas amantes del bolso pusieron a prueba su creatividad y nos demostraron que era posible crear objetos hermosos con detalles sencillos que los convertían en una obra de arte. 

 

Las mujeres pertenecientes a la alta sociedad solían obsequiar un bolso ya sea a una amiga o a un caballero; estos eran bordados por ellas; y era tanta su importancia que incluso podía ser entregados como forma de pago acompañados de unas monedas de oro en su interior. Claro que dicha acción se llevaba a cabo sólo con bolsas de cuero; actividad que también era utilizada para recompensar los esfuerzos de un escudero.

 

A esta época debemos agradecerle mucho porque fue justo en este tiempo en el que se creó el bolso misterio; aquel objeto que contaba con compartimientos secretos perfectos para guardar monedas joyas, peinetas y cualquier objeto de valor.

 

En el siglo XVIII

Ahora bien, en el siglo XVIII fue creado el bolso estilo cartera, fabricado a base de piel o seda. Este era el favorito de muchos, especialmente por las mujeres, era perfecto para llevar documentos; incluso logró tanta relevancia que se convirtió en una de las prendas indispensables dentro del vestuario femenino, y poco tiempo después fueron modificando su estilo de bordado; y es que eran tan importantes para las féminas que incluso al fallecer solían dejarlos como herencia.

 

Cabe mencionar que durante este siglo se le dio un uso especial a cada tipo de bolso, pero en particular era utilizado únicamente para llevar objetos personales; aunque si debías llevar dinero ya usar otro tipo de bolso; el que hoy conocemos cómo billetera o monedero.

 

En el Siglo XIX

Fue en el siglo XIX cuando se decidió crear bolsos tomando en cuenta los cambios que sufría la vestimenta del sexo femenino, de hecho, en este siglo surgió una línea de bolsos perfecto para llevar sólo cosas de mujeres, convirtiéndose así en un objeto indispensable para ellas ya que podían llevar maquillajes, pañuelos, cartas y mucho más.

 

Durante este siglo la industrialización y la aparición del tren, convirtieron en una necesidad el uso del bolso, ya que las personas podían viajar de un lugar a otro, pero no se les permitía o no era tan cómodo llevar ciertas cosas, así que tomaron la decisión de utilizar un bolso o bolsa que hiciera todo más fácil. Durante el siglo XIX conocimos las primeras bolsas de viaje, estas eran maletas muy espaciosas

 

En este siglo los bolsos bordados cobraron gran popularidad, estos eran decorados con temáticas variadas, entre ellas algunos elementos de flora y fauna, literatura, escultura, pinturas y mucho más.

 

También durante este siglo conocimos los bolsos con malla de metal, para ser más específicos en el año 1820, y a finales de este, las mujeres llevaban consigo bolsos de tela bordada con cadenilla y cierre de acero; muchos alegan que este fue el punto de inicio para comenzar con el estilo decorativo con el que cuentan estos objetos en la actualidad.

 

En el Siglo XX

Llegamos al siglo XX y en él, el bolso se convirtió en complemento perfecto, incluso para combinar con los zapatos; La época de los 40 fue ideal para la evolución del bolso, los diseños con los que contaban eran aún mejores.

 

Expertos en la moda como Hermes (Casa de Modas) nos dejaban con la boca abierta al mostrar estilos simplemente increíbles. Pero, así como subió de un tirón también cayó en picada, porque en los años 70 en vista de la actividad feminista, la popularidad del bolso se derrumbó por completo naciendo así sus contrapartes; el saco y la mochila, que terminaron siendo “bolsos” por igual.

 

El Bolso hoy

Hoy contamos con una amplia variedad de bolsos, ya sea mochilas y carteras o monederos, estos no dejarán de ser bolso, byrsa o bursa; como prefieras llamarle. Se han creado bolsos simplemente increíbles con diseños que nos dejan cautivados y que sólo personas con mucho dinero pueden llevar consigo y claro, aún notamos la diferencia de clase, pero no cabe duda que todos son prácticos y perfectos para lucir un look original.

 

Tenemos bolsos que podemos llevar a la cintura, en el cuello, en nuestros hombros, sólo de mano y no podemos negar que son únicos, e imposibles de sustituir, son muy especiales para las mujeres, lo cierto es que ninguna puede salir a la calle sin llevar consigo un bolso.

 

Este objeto es el confidente de las mujeres, les permite resaltar, complementar su look, ayudarles a sentirse más seguras, como ningún otro objeto lo hace. Hoy es uno de los complementos preferidos por las mujeres, pero muchos hombres ya empiezan a volver a llevar uno consigo.

 

 Bolso piel avestruz y plata bonpiel

 BOLSOS DE PIEL Y PLATA

 

Menú

Compartir

Ajustes

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.